Billeteras Virtuales

Las billeteras virtuales son básicamente programas o aplicaciones que se descargan a un dispositivo móvil, y que permiten administrar fondos, es decir, hacer transferencias y pagos de forma segura, lo que ha generado que su uso alrededor del mundo se haga cada vez más común, obedeciendo a las múltiples ventajas que sugiere dicha tecnología.


Las Billeteras Virtuales surgen a la par del fenómeno Bitcoin en el 2009 como una forma de almacenar dicha moneda digital. Actualmente existen muchas otras criptomonedas o monedas digitales además del Bitcoin, las billeteras virtuales se han hecho compatibles con cada una de ellas.

En tal sentido, indica el Milco Baute (2017) que un usuario que quiere comenzar a usar Bitcoin –o cualquier moneda digital- debe de hacerse de una cartera o billetera virtual especial que consiste en un software el cual va a generar una dirección única y específica para el usuario quien la va a compartir al momento de hacer transacciones.

Cada billetera tiene una llave privada (creada con algoritmos de criptografía), que se usa para hacer firmas digitales que verifican identidad y evitan que se hagan alteraciones a las transacciones.
Existen también páginas web que proporcionan el servicio de almacenamiento o billetera virtual y a la vez que informan sobre el saldo y la cotización de la criptomoneda que maneja dicha web.

Las transacciones que se llevan a cabo desde una billetera virtual, se dan de una billetera a otra, es decir, son transferencias que se dan entre dos billeteras, las cuales deben compartir ciertas características, siendo compatibles para el intercambio.
Funcionan con una clave pública y otra privada, o contraseña, que permite acceder a ellas y realizar las transacciones.

Las Billeteras Virtuales funcionan para almacenar y administrar criptomonedas; también son útiles para el manejo de productos financieros y dinero emitido por la banca central. De este modo, el uso de las billeteras virtuales se ha extendido exponencialmente, pues supone un medio que facilita las transacciones diarias, de manera segura, práctica, cómoda y expedita.

En Latinoamérica, el uso de esta tecnología es cada vez más común, por ejemplo, en Argentina existen alrededor de 44.000 comercios a lo largo de todo el país, entre los que se destacan kioscos, almacenes y supermercados, que se convirtieron en el escenario de una revolución que avanza a paso firme, aunque silenciosamente: la de los pagos con el celular. (El Clarín, Argentina 07122017).
En Colombia, ya en 2015, el Grupo Aval que agrupa varias entidades bancarias, lanzó una aplicación para Smartphone a fin de centralizar varias cuentas, tarjetas y otros productos en una billetera virtual, cuya finalidad según la directiva del grupo, es facilitar las compras del usuario en términos de tiempo y seguridad, abarcando 20 marcas, especialmente restaurantes de comida rápida y almacenes de venta de artículos. (El Tiempo, Colombia 091015).
Otras latitudes, también son escenario del uso de billeteras virtuales, siendo Europa una de las principales regiones con mayor uso de este tipo de software, y donde incluso se ha comenzado a crear legislación que norma el uso de las monedas virtuales y las tecnologías asociadas, especialmente de la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) que reconoce al Bitcoin como medio de pago, creando así un marco jurídico sólido y estable sobre la materia.
Cada vez más empresas, bancos y gobiernos en el mundo promueven la masificación de las Billeteras Virtuales.

Entre las virtudes que ofrece el uso de las billeteras virtuales, se puede destacar que gracias a ellas no es necesario llevar a todas partes las tarjetas de crédito, débito o efectivo, ello evita robos, hurtos, clonación de tarjetas, hurto de claves en cajeros automáticos y la necesidad de memorizar las claves de las tarjetas, pues todo está encriptado en la billetera virtual, bajo una clave única. Adicionalmente, hay un mayor control de las transacciones pues son notificadas de manera inmediata al dispositivo móvil.

Con respecto a las billeteras virtuales como medio de almacenamiento y administración de monedas virtuales, ellas se convierten en una opción para la población no bancarizada.
La actualidad Latinoamericana se caracteriza por su difícil acceso a los servicios bancarios, pues en muchos países suponen una serie de trámites costosos, complejos y que exigen requisitos que buena parte de la población no logra cumplir, aun cuando tenga una actividad económica legal y reconocida, por lo que esta tecnología abre una ventana para facilitar el día a día de muchos ciudadanos en el acceso a bienes y servicios.

El uso masivo del Smartphone, dispositivo móvil más indicado para las billeteras virtuales, promete que su uso se seguirá expandiendo, pues mediante el teléfono, la gran mayoría de las personas lleva su agenda de actividades, comunicaciones, y control de sus finanzas personales, de allí la importancia de conocer acerca de sobre el funcionamiento y comenzar a hacer uso de tal útil herramienta tecnológica como lo son las billeteras virtuales, las cuales se proyectan en el futuro cercano como el medio de pago más común en la cotidianidad de las personas alrededor del mundo.

Referencias Electrónicas
- BAUTE, M. (2017). “El Camino hacia la Libertad Financiera”.
Disponible en: https:bit.ly2DW9wMH
- Kanton, D. (2018). Fuerte ofensiva de las inversiones y el dinero online. El Clarin Sección Economía). https:bit.ly2DW9wMH